jueves, 5 de abril de 2012

“DE CUERDOS Y LOCOS”



Difícilmente hubiera alcanzado a tocar el Sol con las manos.
                Difícilmente sus mordiscos despiadados hubieran llegado a desgarrar los rayos que constituían su quimera eterna.
                Difícilmente, sí. Pero el no lo sabia. Ni lo creía. Ni lo quería entender.
                Solo. Solitario en una habitación, añoraba extender sus manos fuera del radio que le pertenecía.
                Solo en una habitación que estaba sola dentro de un pabellón, que a su vez estaba solo dentro de una ciudad tan llena de rejas, que el encajonamiento era una sensación colectiva.
                Solo y con el corazón destrozado (y embalsamado) por el efecto retrogrado de innumerables anestesias que, poco a poco y gota a gota, le recortaban aquel radio que un día perteneció a sus manos, y que supo ser tan grande como peligroso para aquellos “cuerdos” que, preocupados por sus efectos, comenzaron a plagiárselo bajo diferentes pretextos.

...........................................................................................................................................

Tal era la historia de este hombre (al que llamaremos N) hasta ese momento en que los sueños empezaron a tejerse nuevamente entre las pocas neuronas aun en funcionamiento con que contaba su materia gris.
                Misterioso momento de locura y lucidez, de incertidumbre y hallazgo, de estupidez y genialidad. Misterioso momento ese, sobre el cual, el tipo N comenzó a planear el viaje de sus dedos hacia el Sol.
.......Fue necesario, desde el comienzo, que la buena conducta se dejara vislumbrar encarnada en su cuerpo. Fue necesario que el patio no fuera ya una meta inalcanzable soñada desde atrás de los barrotes.
                Fue tiempo entonces, de parecer responsable y solidario... y olvidadizo en algunas ocasiones. El odio tuvo que desaparecer por un buen tiempo de todo pensamiento.
                Y así fue.
                Primer paso dado, pues. Era momento ahora de buscar un árbol, una rama alta, tan alta que estuviera por lo menos a tres metros del suelo. Y  no siendo esto suficiente, debía tener la certeza de que dicho árbol diera la seguridad de seguir creciendo.

...........................................................................................................................................

                Le pareció hermoso, creyó que la vida le sonreía y que satisfacía sus deseos. El panorama se iba aclarando, ya que el primer árbol que midió, se trago por cinco veces consecutivas el metro metálico que se había afanado del taller de carpintería.
-¡Genial! – penso – Ahora es tiempo de poner manos a la obra. Y ato sus manos a aquella rama virgen.
                Y estuvo allí por seis horas. Estuvo por seis horas colgado del “árbol de la libertad” (como él lo había bautizado). Luego de dicho tiempo, desato sus manos (aun hoy no se sabe como lo hizo) y bajo a Tierra firme.
                ¡ Y como dolía la piel y la carne luego de estirarse ¡
                ¡ Y como mojaban esas lagrimas de alegría que ya habían formado un charco sobre las raíces secas de aquel ayudante ¡
                ¡ Y que dolor ¡
                ¡ Y que alegría ¡
                ¡ Y que constancia ¡  (El tipo N se colgó de aquel árbol durante nueve años consecutivos. De día : buena conducta. De noche : colgarse del árbol ; esa fue su vida durante nueve años... )
                ¡ Nueve años ¡
                Nueve años. ¿ Para que? – al pedo – porque cuando N penso que ya era hora de tratar de alcanzar lo inalcanzable, trato de levantar esos monstruosos brazos de kilómetros de largo,  y no pudo.
                Cuando trato de acercar su carne al Sol, cuando trato de materializar ese sueño rumiado durante tanto tiempo, no pudo. Y no pudo porque le era imposible moverse, porque los largos dedos pesaban demasiado para la fuerza con que contaban.
Porque se había olvidado de comer por pensar en la “buena conducta” de día y en “colgarse del árbol” de noche.
                Y por eso (casi lo más importante y estúpido de esta historia) ¡Porque era de Noche! – y todos sabemos  que de noche el Sol escapa.
                ...
                Lloro, nuevamente N , sobre las raíces del ayudante, lloro durante toda la noche. ¡ Y que  Noche tan larga fue aquella ¡.... Pero N espero y espero, y la  Noche se cerraba cada vez más. Y espero y espero, es que ¿A donde iba a ir, si no podía moverse un centímetro de aquel lugar?
                Entonces, siguió llorando con los ojos hacia arriba, mirando la Luna que parecía reírsele en la cara. Lloro pegado a unos brazos tan largos como el infinito y tan inútiles como esa Luna.
                Lloro y espero hasta que, al din, el primer rayo se asomo sobre el muro de piedra helada, y en ese momento comprendió que había jugado el juego equivocado. Que el radio que le habían plagiado no se encontraba en sus manos, sino en sus ojos.
                ¡ En los ojos!
Haberse dado cuenta antes -  se lamento. Tanta espera, tanta espera para algo tan fácil de concretar. ¡Pero esto me ha servido para comprender mi vida ¡ –grito al cielo rosa/blanco -  y se marcho. Partió rumbo al Sol.
Y sus pestañas fueron manos para acariciarlo
Y sus pupilas fueron piernas para recorrerlo.
Y las pocas neuronas que aun gozaban de buena salud, fueron cuerpo para hacerle el amor a ese astro tan inalcanzable que hoy se posaba en sus ojos.

Y el tipo N, entonces se marcho montado sobre sus sueños. Y aunque le hubiera llevado tanto tiempo darse cuenta, el se sentía pleno, sabiendo que ahora si estaba burlándose de quienes creían haberle plagiado el radio que le perteneció hasta la eternidad...

Y fueron esos tipos los que encontraron el cuerpo aquel de brazos tan largos, tirado bajo un árbol encorvado de lo alto.
Y fueron esos tipos los que encontraron ese cuerpo sonriente, empapado sobre un charco formado por sus propias lagrimas.
Y fueron esos tipos los que no comprendieron la sensación que los invadió en ese instante.
Fueron ellos los que se supieron una mierda cuando descubrieron la insignificancia suya, y de sus plagios, y sus pretextos.
Cuando descubrieron la insignificancia de todos sus mundos completos y coagulados, frente al mundo
Único
                                y virgen
                                                de cualquier sueño....

1 comentario:

  1. retiro lo dicho,...si que hay mucha sangre en los de "atrás" genialidad poeta

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico