domingo, 22 de abril de 2012


Se ha clavado como una daga
en mis entrañas,
la soledad atornillada a la tristeza...

Destiñeron los colores
de los dias;
                      Acallaron esos cantos
                      que en las noches plenas
                      eran sintomas de fiesta...

            No hay camino... No lo veo... No lo creo...
  
Se ha clavado como una daga
en mis entrañas,
el saber que tu nombre, hoy,
                                            se dice
                                                     Ausencia...

1 comentario:

  1. Siempre una angustia pendiente, una espada de Damocles sobre tu cabeza....me encantó..

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico