domingo, 22 de abril de 2012


Viajero de fogatas
    encendidas
            tras las huellas que partieron;
Caminante de senderos
             que los vientos
                             tallan cada noche...


He venido hasta aquí
desde la persistencia del llanto
que escondes.
He venido hasta aquí,
desde mis adentros.

Y extendiendo 
mis manos rojas
- rebalsadas de soledades –
             te ofrezco,
     los ojos de mi Alma,
               para que enjuagues en ellos,
                                                           cada uno
                           de tus  lamentos... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico