sábado, 5 de mayo de 2012


Nazco en cada grano
de arena
que se escapa
de tus relojes
adulterados…


Polizón del tiempo y su línea,
convulsiono mi alma
en cada curva
que se presenta en el sendero…


Y quién doma la vorágine,
que se transforma sangre
en el epicentro 
de mis recuerdos?


Quién, la calma de la noche resuelta,
            la marea baja en el mar bravío?


Quién reparará la grieta
por donde se filtra mi vida,
en un espiral eterno
de ausencias
y desafíos?


Ahórrame la angustia
de saber la respuesta;


Ahórrame la impotencia
de ostentar la pregunta….


… Murmullo de un viento
iniciado 
en tus silencios,


… Falla del alma
moldeada
por tus manos;


                                    Nazco en cada grano
                                              de arena
                                         que se escapa,
de los relojes
adulterados…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico