lunes, 13 de mayo de 2013

" Behemot "


¡¡Húyeme!!
                        Mis manos extirpadas, solo buscan
el llanto visceral de algún Cristo de carne, capaz de estremecer el suelo,
                      y pulverizar un Cielo que ha mentido.
                                                                      - Siempre –

Mis caminos sinuosos jamás confluyen calmos;
Eternamente, eructan
                               Esta exasperación de la vista,
                               Este borbotear de la esencia.

Navégame! ¡Y sé el Capitán de hojalata, de mi barco ebrio!

Desnúdate,
            y despojado de las palabras que ya has escuchado,
                                     s u m é r g e t e
en la ultima capa de piel que queda, antes de la puerta de mi infierno.
 
                       Apaga tus hogueras –aquí no sirven –
                                Aquí te guía la luz oscura
             que mis pupilas escupen, siguiendo ninguna huella.

Siente la primordial cualidad del verbo regurgitado - en seco –
                                                                         reptando  la garganta.
                       El sonido calcinante del murmullo,
             La propiedad de lava volcánica, de la palabra.

¡¡Húyeme!!

No pretendas arrastrarte, a las tinieblas que mi Alma eyecta.
No pretendas fornicarte, a los fantasmas que mis huesos esperan.

 - ¡Tán ardientes Mis Infiernos!             ¡ Tán sensuales sus agravios! -

    Que mi Ser se derrite… Y yo me hundo… (Me hundo/Me hundo)
                                                                          - Me- hun- do -
 ¡ ¡ H ú y e m e ! !  
                             - Y ayúdame a huir de mi holocausto-


1 comentario:

  1. Un verdadero grito. Huirte. Lucrecia. Recibiste mi mail??

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico