domingo, 26 de mayo de 2013

" Labial "


                               He bebido el fruto adusto de tu sangre
                               Oh, belleza de las venas zigzagueadas!

 Y mis gargantas piden más!
                                                          Y mis labios se marchitan en preguntas!

             No me cierres el cielo de lilas que me he forjado.
            No me pidas que llueva agua en este aguacero de pecados.

Mi alma se cuece al Sol de tus días invernados.  – No pretendas que salga-
Mi carne se esfuma libre en los abismos mutilados.  – No pretendas que llore –

       He bebido el fruto adusto, de tu sangre derramada sobre mi sombra.
                              OH, belleza de los rezos inconstantes!

Y mi suelo sigue pidiendo raíces!
                                                          Y mis gajos se marchitan sin sus frutos!

         No cierres la puerta que a murmullos me he abierto!
         No pidas a los Dioses que en los muros no se pinten mis reflejos!

Peón del Ajedrez del Verbo indómito!     Simple ola, del mar de los desiertos!
                                                ¡  E s o   S o y  !
                               Nada Más.                         Nada Más.
 
                             He bebido el fruto adusto de tu sangre
                             Oh, belleza de las venas zigzagueadas!

     No pidas que resbale, en mi carne, el desguace de mi Alma mutilada!
         No pidas que Nunca.                                  No pidas que Siempre.
                                           No pidas que Ahora.

He saboreado el dolor que se esconde en la sombra de tu sangre, Oh, belleza!

No pidas el olvido.    No pidas que el nectar que esconden tus labios,
S e   d i l u y  a
Como se diluye el desierto en el recuerdo del agua.

                             He bebido el fruto adusto de tu sangre
                             Oh, belleza de las venas zigzagueadas!
                                                                - Y,   y a   n o    h a y   m a s .-   
                    - Ya no hay lágrima que dibuje los contornos de mi Alma.-
             

3 comentarios:

  1. llorar para ser tu lagrima. Hermoso...

    ResponderEliminar
  2. No sé que darte, no sé entrarte, no sé qué esperas, si solo te diluyes como "el desierto en el recuerdo del agua"...y ya no hay lágrimas que te dibujen....

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico