miércoles, 12 de marzo de 2014

" Bastarcidios "

Pues bien,
 AQUÍ ESTOY.
No más contracciones en el vientre del Verbo.
No mas mamar aguas servidas, en la placenta de los lamentos.

Mira mis ojos. Mira mis manos.
  -Llora tus escarmientos –
La carne ha brotado por entre los insomnios que gritabas en todos tus sueños.

AQUÍ ESTOY.
¡Han parido al imparido!      ¡Han apadrinado al bastardo del Verbo!

¡Campanas! ¡Campanas! ¡Campanas!
(Nadie cese de clamar campanas, en las Iglesias de todas las Aldeas)
Ya,
 Dejen de aullar los lobos, a una Luna siempre esquiva.
Ya,
 dejen de llorar las simadrusias, a los estaqueados entre estiércol.

Han llamado al Nunca Nombrado, entre calumnias de mirra e incienso,
Han proferido la palabra códice, 99 veces negada a los Ateos.

-Vístete de bienvenida, Muerte.       Vístete de bienvenida, Vida.-

Han suicidado la sangre misma, buscando en el Gólgota, el fin de sus tormentos.
Han masacrado los ojos, en busca de la mejor luz para su pupila.

Hombre tenue.  Hombre agua.   Hombre cuasi/muerto.
¡Pedías que la luz de tu Alma
  E s c u p i e r a
 al hijo engendrado entre tus tormentos!

¡ Llorabas!
Por las tres cruces, que te enseñaron,
 eran El Elemento.
¡Pedías por mí!                        ¡Pedías por mí!
Pues bien,
AQUÍ ESTOY.
¿Para que me querías?
Alberto Garcia - Alix -

1 comentario:

  1. ¿Cómo explicar al renacido que era puro deseo?
    Esteremos por largo tiempo abocados a adorarle
    hasta que culminemos la ascensión a otro nivel,
    Angélico, quizás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico