viernes, 11 de abril de 2014

" Hiperboreos "

Y entonces,
Mirémonos a la cara.    De frente.  -De huevos-
¡Tu piel transmite mi Alma.  Tu Alma tatuada  en mi piel.)

-Y es así, que no estábamos ni allí ni aquí. Y es así, que no sabíamos si salir o entrar –
Dos espejos enfrentados, que se perpetúan ( y se perpetúan;  y se perpetúan)

¡Ah!
¡Laberinto de tantas preguntas que habita en nosotros!
¿Dónde, el escándalo?
¿Quién te ha susurrado que buscábamos la salida?

Nuestra herida se estremece ante la sangre coagulada.
Nuestra llaga se silencia
 en el reptar cicatrizado, 
de los aullidos en nuestra Alma.

¡Hiperbóreos! 
(Mi espejo y yo)  (Mi Imagen y vos)
El Viento del Norte, acaricia nuestras huellas  – y aun así, bajamos –

Seres de otros mundos, dicen, que nuestro mundo han visitado:
El semen de mi carne ( fuego entre el hielo de l quedarse)
El orgasmo liquido de tu sangre ( hielo entre el fuego del matarse.)

Y entonces,
Mirémonos a la cara.    De frente.    –De huevos-
Mirémonos a la cara y digamos que Hiperbórea no es el Norte;
                                                                                                  - Que  es un mito -
 y que  somos más que fuego.

DE FRENTE. A LA CARA.
- DE ESPEJO A ESPEJO. - 

Y Lloremos.
Lloremos ante el frío vidrio, Amor…
 Y recemos, Amor…
                                                             - Y, recemos… -


1 comentario:

  1. Luego, el fruto de tanta pasión no es sino un poco de vaho en el frío cristal.
    Leve rastro de un sueño, pero rastro al fin.

    Saludos.

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico