miércoles, 16 de julio de 2014

" Entrehuellas"

Como una ventana semi-abierta.
Como una aurora –aún antes de la hora de la aurora –
Tus piernas despiertan los sueños que el insomnio rescata de mi pasado.

¿Quién capaz de decidir, cuando el momento es el adecuado?
¿Quién capaz de discernir, si la manzana será el pecado?

Déjame entrar, Mujer, como agua que se filtra entre las rocas.
Déjame probar, Mujer, la droga de mi lengua entre tus ropas.

* “Tu eliges el lugar de la herida en donde hablamos nuestro silencio”
Tú eliges la hora de la Noche, en que el Día se esconde entre tus sarcasmos.

Déjame que te recorra que te anide que empolle mis penas entre tus pieles. Deja que los Cielos caigan por entre las nubes que la lluvia esconde. -  Déjate, mujer.-

-Déjame-
Déjame que llore las heridas sobre los bordes de la llaga.
Déjame que sangre las lágrimas del llanto de mi Alma.

¿Quién capaz de decidir, cuando el momento es el adecuado?
¿Quién capaz de discernir, si la manzana será el pecado?

Déjame morir entre tus muslos. Anidar entre tus piernas  Dormir en tu regazo.

 Es decir: 
Como una ventana semi-abierta.
Como una aurora –aún antes de la hora de la aurora –
Asesíname de aire en pleno oxigeno de la sangre.

Déjame levantar tu falda, y explotar mis venas,
Y matar mi muerte. Y gritar tu abrazo.

Déjame morir entre tus piernas sin murmullos. Sin razones.
Y sin pasados...
* Alejandra Pizarnik
Fotografia: Lucien Clergue 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico