jueves, 14 de agosto de 2014

" Fiomaroca " - Sueños pre-natales -

“Fiomaroca”


I
Fiomaroca me vencía… Ella sabía y sabrá que me vencía…
Jamás mi fuerza llego a moverle un pelo contra el viento de sus asmas.
-Perecía yo, ante los atardeceres que el Cielo de sus ojos antojaban.-

¡Ah! ¡Señor! Qué olas aquellas  -las del mar embravecido- las que bañaban los sueños de nuestros pecados elegidos.
¡Qué orgías de orgasmos, leer una noche los saltos literarios de millones de siglos!

Un rayo de luz, partía en dos, el Cielo de nuestros delirios – y allí reíamos-  
Y allí reíamos…

Hermano. Amigo. Reflejo del espejo que los espíritus vaticinan.
¿Me escuchas? ¿Me oyes? ¿Recorre aunque sea mi voz, la piel obtusa de los seres que te componen?

Yo hablaba de almarmelama. Hablaba de librarme de mí. Decía de decir cosas….

¡Qué más da!
¡Qué mierda más da! – Si las aguas ya no orillan sobre las palabras sangrantes que sabíamos nuestras costas-
¡Qué mierda más da! – Si los volcanes no escupen mas que vómitos y bosta!

Mil sexos gélidos mirarán atónitos el derrumbe apocalíptico de las costras de la memoria.
Mil sexos erectos escucharan atentos los senderos de la sangre de la historia - 


II

Comenzaba contándote, que Fiomaroca me vencía… -Y que ella sabía –
Ella sabia que más temprano que tarde, la oniria truncada de nuestros senderos, encendería un desvelo que la carne no soportaría. Que los colores no serían los mismos. Que los destinos no importarían.
Ella tejía suave, los acolchados poéticos, de cada una de las desidias.
Telaraña de faroles –cuatro faroles – una vida.
Telaraña de amores –cuatro amores – otra vida.

¿Qué cruz elegirían tus manos para ser clavados sobre una viga?

¡Qué cruz
De
Las 
Cuatro? -impostor-
-ladrón-
-mártir-
-esclavo- ¿Qué cruz
De
 las 
cuatro?

FFFFFsssssss  -Y te vas –
FFFFFssssss – Y como mosca te vuelas –

La mierda es mierda pa que la cagues, pa que la veas y pa que la huelas!
La herida es herida pa que la sientas, pa que te duela y pa que la mueras!
- Muérete en mi, podrido. Muérete en mí-


III

 Fimaoroca me decía palabras dulces a las alas. Me bendecía. Me obnubilaba.
Casi mis vuelos eran un parapente dentro del cuerpo. Un agitar de espasmos, Un latir del sexo.
¡Ah! Manos tangibles del sueño! Ah! Manos intangibles del deseo!
El aire era carne que atravesábamos como espadas!
El oxigeno era gris. Era eterno – Y no pesaba –

¡Hey! ¡Alma de mí! ¡Almadelalma que adormecelalma!
Escúpeme.
Lánzame tan lejos puedas, de las tripas que los infiernos maceran en tu Alma.
Lánzame dentro de ella! Cerca de ella! Dentro de ella!...

Lanzamelalma  a donde pertenece. – En sus entrañas; En sus quimeras -
Lanzame al Fuego! Al Fuego, Demonio! Al Fuego!


IV

Yo soñé la noche eterna de un niño dormido en mi regazo. Yo soñé la primavera eterna de una niña aún en colores, inundada en nieve. 
La Noche se hace noche en algunos corazones. La Noche se hace mis Noches en los corazones calientes.  

¡Dios NO existe! –  ¿O. SI?
Piso el cielo de mis sueños, vuelo los pasos de mis huellas. Los espejos reflejan el pasado de mis amnesias. Los espejos márgenes de la mar se han coagulado, se han atornillado a los pecados de mis esencias.

Y ¡Dios NO existe! - ¿O SI?  Dios es una comparsa, que atiende a las farsas que chorrean sangre en las guerras de enseñanzas. Dios es un espejo roto que vomita fuego reteniendo los  retratos chorreando sangre y cortando alas de los Ángeles en falta.

Yo soñé el sueño hermanente de una niña inundada en nieve, derritiéndose en los brazos de la infancia…


V

Fiomaroca me vencía – te decía – como vence la luz del Sol, la paricion de cada día.
¡Almas de mí! –únanse-
¡Almas de Nos! –Sumense!

Un letargo inundando nuestras venas, no será la tormenta que anuncie el Ocaso.
Un vómito preñado de miserias, no será la Noche que amante a los Heraldos.

Satán reclama la sangre, de una Virgen copulada en nuestras mentes –poesía-
Satán destripa la carne, de nuestros cuerpos inmersos en la mentira –desidia-

Un clavo más para tus manos, ¡Oh, Cristo insomne de los naufragados!
Una lanza que se clava nuevamente en el mismo costado ¡Oh, sueño eterno de los insomniados!

VI

Un relámpago en medio de la montaña adusta de las pesadillas. Un espejo y sus olas minuciosas de memorias.
Un estertor imparido…

¿Quién
Maneja 
Las
Horas
Del reloj latente en cada uno de los suplicios?

¿Quién
Carga
De
Estiércol
La piedra muerta  de los recuerdos –como a  la piedra de Sísifo-


FFFFFsssssss  -Y te vas –
FFFFFssssss – Y como mosca te vuelas –

El nihilismo abierto del espejo, es el reflejo de la sangre que recorre nuestros cuerpos.
¡Sángrame a mí! ¡Bastardo!
¡Desángrate en mí! ¡Maldito!


VII

Y ¡Dios NO existe! –Rezaba yo- Y Dios no existe – gemía en gritos-
Dios es una mosca que revolotea entre la mierda y cuando la tienes a mano: ¡FFFFssss, se va!
Dios es una farsa que se disfraza de comuniones y cuando la tienes en la boca: ¡FFFFssss, se fue!

Los colores de las letras de los Himnos tienen gusto a distintos sémenes, decían mis blasfemos.
Los disgustos que se pintan en los Himnos tienen letras que se eyaculan en los sueños, decían mis otros blasfemos.

…Y yo aquí…
Y yo aquí, sin saber si el reflejo que me escupe mi pellejo, es la carne que me sirve de armadura d este lado o del otro del espejo…


VIII

Yo soñé que mis voces se escuchaban y que los desiertos reconocían mi sed en medio de las mareas.
Yo soñé una palabra clara –y ya no recuerdo- Soñé la llave que cerraba las puertas de casi todos los infiernos…

Yo soñaba… Y Fiomaroca me vencía…
Jamás mi fuerza llego a moverle un pelo contra el viento de sus asmas.
-Perecía yo, ante los atardeceres que el Cielo de sus ojos antojaban.-

Yo soñaba… Y ella me almabaelalma. Me tejía telarañas disfrazadas de poesías.

Yo nacía; y ella vencía. 
 –Sabía y sabrá, que siempre vencía -

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico