miércoles, 17 de septiembre de 2014

" Atomica "

Y entonces , resurges.
Renaces. Revives. Remueres.

Un cúmulo de espasmos me sacuden,  -y tu allí –
Un cúmulo de músculos trenzados nos enlazan. – Y tú allí –

Reverdeces  en los campos llanos de mis yemas.
- Reverdezco en los curvos llantos de tus caderas-

Y,  vas y vienes.  (Y, vas y vienes sin permiso)
Un columpio sexual impregnado de sueños insomniados en el delirio.

Dos pieles casi rozándose – casi tocándose- casi amándose –
Dos pieles de púas que se buscan, que se encuentran y desencuentran.
Que se muerden. -Que se empuan.-

Mi Mujer de cuerpo gris. - Como un cuerpo gris. – Lejano –

Mi Mujer con su historia entre las piernas. Entre los sueños y desencantos.

El Cielo sabe de mi.
El Infierno sabe de mí.
-Nadie sabrá nunca, de tus ojos llenos de luz por el secreto que guardamos.

Y entonces,
La Luna seguirá más Luna; Y  el sueño estará más a mano…

Nadie se dará cuenta
que te escapas de este mundo
como un collar de perlas 
en cada orgasmo….

1 comentario:

  1. Lo parió, Valva, siempre me vuela la cabeza leer tamaña poesía.

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico