martes, 6 de enero de 2015

" Hell Limbo "

Mi sangre llora en el aire  -Alguien a apagado el espejo –
Los cisnes cantan  - ¿Fallecen? – sobre la catarata del Tiempo.

¡Noches del Sol! ¡Ah! Noches del insomnio eterno…
Mis manos gritan el tacto lo que mi lengua degusta y lo que mis ojos observan –La Nada –

Nubes de bemoles.  Himnos de Suicidas.
-¿Quién es capaz de clavar la espada en el lugar exacto, en la herida misma?

El sueño equivaldrá  al Limbo de cada una de todas mis vidas.
Mis ojos lloraran, los llantos equivalentes a cada una de mis mentiras.
Sobre el Lago que hemos parido, el Alba oscurece hacia el ayer,
como oscurece en carbón el diamante,
como oscurece el fuego en frío.


Una noche de verano, mis venas invadieron los restos del aborto que hubiera sido. ¡Hay, de mí!
La luz extirpada de sombra deambulaba inerme,  entre las lluvias de dagas que escupían mis latidos. ¡Y yo allí! 
El lodo inundaba lo poco de suelo en los que buscaban piso mis tobillos.
Y la Luz no estaba. Y los ojos se cegaban. Y el sendero había huido.  ¡Y yo allí!
¡Ah! Mis manos, como gallina, temblaban de plumas, de piel de hombre, de desconsuelo, de sueños fríos. Y mi voz ausente. Mi grito mudo que salía a gatas por entre las muecas que simulaban estériles, ser el verbo de mis aullidos.

Una noche de verano, mi Muerte Muerte, se encontró de pronto con que la vida se suicidaba. 
Y nada más. Y nada menos. 
 -Los ojos secos. Las manos quietas. El pecho hambriento. El sueño muerto.


-Sobre las ruinas de la memoria, hay un Demonio que ríe a bostezos-
-Bajo las pieles de los insomnes, hay un submundo hecho a tropiezos-

¡Noches de Sol!  ¡Ah, Noches de mis lamentos!
Mi sangre llora en el aire, extrañando a carcajadas, las inoxidables cataratas del Tiempo.

Los Cisnes cantan - ¿Han muerto?-
No.
Los Cisnes cantan las delicias paganas de nuestros sueños.

Nubes de bemoles.  Himnos de Suicidas.
-¿Quién es capaz de clavar la espada en el lugar exacto, en la herida misma?

 - Noche de verano -

En una noche de verano, mis venas invadieron los restos del que fui, del que soy y del que seremos.

Los Cisnes cantan - ¿Han muerto?-
No.
Los cisnes ponen mi sombra de pie ante mí,
 y la encaminan hacia ese espejo
aún huérfano de Infiernos…
Arte: Broke Shaden

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico