sábado, 12 de mayo de 2012

" Princesa "


Bailábamos en cada vértice
de los círculos
de nuestros propios infiernos…
El humo era aire
que inundaba
                la noche
                roja
                de las pupilas…
Aquel Reino era el Limbo
donde nuestras Almas
purgaban felices
                        cada
                        una
                        de sus condenas…
Ni días, ni tiempos
menguaban
la alquimia de nuestros cuerpos…
Eran fuego nuestros ojos, Princesa…
                 (Incendiarios de estrellas
                 cada mañana
                 amanecida
                 en nuestra alcoba)
 Éramos el tiempo coagulado,
                                            escapando
                                            a la muerte
                                            en cada suspiro…
 Éramos la ausencia de Dios,
                               y su omnipresencia…
                 La luz oscura;
                El grito sordo;
                El hielo ardiente…
 Éramos ese mar imposible
                de una sola costa…
                 …
Princesa:
Ya no estas vos
                ni estoy yo…

Princesa:
La tristeza se sumerge
en el océano de nuestras soledades;
                 Y apoyando su alma
                 en el vidrio helado
                 de aquel mundo:
                   
 Ofrenda la virginidad de su mirada,
                                en la lágrima tenue
                                que se dibuja
                                precediendo
                                                  este llanto…

1 comentario:

  1. Tal vez acabó una danza, pero nunca el baile...me encantó!

    ResponderEliminar

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico