sábado, 2 de agosto de 2014

" Lactalicio "

Y en todo caso
Mis venas serán el himno que haga Cielo mi llanto.

Y en todo caso
El día reirá  auroras en todo tiempo, en todo ocaso.

Ya no más arco-iris regurgitando tanto espanto.
Ya no más, creer que la herida es heredera del pasado.

El oxigeno me ahoga – y tiene colores –
El aire me espanta – y tiene bemoles –

Déjame reptar en la música que explican tus labios;
Déjame retorcerme,
 en los cuerpos que tus pieles,  ahorran al cansancio.

Espejo.
Reflejo.
Milimagenes de la soledad en mis desvelos.

Una pared carcome los sueños que tus pasados condenan, Mujer.
Un verde otoñado escupe las noches que mis pasos renguean.

Piel desnuda. Herida hiriente. Fuego de las brasas que los fantasmas revierten.
¡Dame luz, lactalicia madre de los pecados!
¡Dame oscuridad, lactal Luna de los Milagros!

Hay moho donde piso… hay olor a podredumbre en las huellas de mis pasos…
¿Y donde está Hoz? ¿Y donde esta el mago?

El día ríe, mientras esconde los lamentos del ocaso…
El blanco revive, sobre el escondite de nuestros  pasos…

Quizás la muerte es un vértice de los círculos de tu cuerpo, Mujer.
Quizás no. Y en todo caso,
Nuestro grito será el grito, que desangre los mundos
en búsqueda del Verbo
que halle senderos para nuestros pasos…
Fotografia: Waclaw Wantuch


No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico