martes, 17 de septiembre de 2013

" Desidĭa "

Hay un rincón de la Noche,
en que la tierra se inclina,
I n t e r r o g a n d o
a los senderos bifurcados.   – y a sus heridas –

                  ¡Álmamelalma, estertor de la sangre mía!
   Ya no hay más.             Ya no hubo.              Ya no había…

¡Clavos de mis Cristos naufragados!
¡Caigan sobre mí,
los maderos que se ahogan en el llanto!

                                        ¡Álmame!
                   Un puñado de cicatrices, se desangran,
               en las palmas de mis manos.    - Donde nacen…-

¿Qué Cielo albergará, los abismos que conducen al mañana?
¿Qué Universo parirá, el desierto de ausencia y aquelarres?

                ¡Álmamelalma, estertor de la sangre mía!
   Ya no hay más.             Ya no hubo.              Ya no había…

¡Árboles de mis Judas incinerados!
¡Caigan sobre mí,
Las horcas que se anudan en la risa!

                                        ¡Álmame!
                  Un Océano de verdades, se entretejen,
         en las palmas de mis manos.      –Donde mueren…-
   
Hay un rincon de la Noche,
en que la tierra se inclina,
I n t e r r o g a n d o
a los senderos bifurcados.   – y a sus heridas –

                   …Y un alarido eyaculado por el Alma,
                                        T  a  j  e  a
                      el oxigeno asfixiante de la desidia:

                ¡Álmamelalma, estertor de la sangre mía!
            -   En las palmas de mis manos, mis entrañas,

         Y  en su centro mi esencia,  mi espanto  y  mi agonía…-
Arte: Misha Gordin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS BLOGS PREFERIDOS

Seguir por correo electrónico